18 dic. 2010

Nunca digas nunca

 

Pocas veces me ha pasado esto. O sea, seamos sinceros, todos tenemos -o hemos tenido- algún placer secreto, algo que disfrutamos mucho pero ocultamos por diferentes razones.

Todos dije, no me vengan con boludeces.

Ahora, nunca hubiese creído que me iba a tocar a mí, y jamás pensé que iba a ser esto. Sobre todo cuando hace menos de cinco meses me reía y lo encontraba… ¿pedorro? ¿Gracioso? ¿Demasiado obvio? ¿Muy infantil? ¿Poco original? Sí, demasiado blá.

No tenía intenciones de leerlo, sino de probar el reader que me había comprado, nada más. Este libro estaba entre varios, y lo cargué sin prestarle mucha atención. Jugando con el aparato, lo abrí y me puse y me puse a chusmear las primeras páginas, ya que estaba bastante familiarizada con la trama. Y  me dije: “ya fue, lo leo. Total, ¿qué es lo peor que me puede pasar, a ver? ¿Qué me guste?“

Sí, exactamente, eso. Que me guste.

Y ahora, ¡no puedo parar de leer este libro! Leo día y noche, día y noche. No sé que me pasa. Me doy cuenta del vocabulario chotongo, de la trama boludona, de las situaciones adolescentes que tiene… las distingo bien. Pero me gusta igual. O peor aún, el maldito libro me gusta más justamente por eso.

Puedo dar miles de excusas: que él está buenísimo, que todo el año leí literatura heavy y necesitaba leer algo superficial, que estoy atravesando una crisis de edad, que está escrita para que te enganches más que con una novela de Thalía, etc. Pero mi hermana -quién me mira pensando, junto con mis amigos, “te hacías la lectora fatal y ahora salís con esto”- no deja de repetirme que acepte la realidad y me deje de joder. Así que acá está.

Chicos…

 

 

amo la saga Twilight y no pienso dejar de leerla.

 

 

 

Damn.

 

12 comentarios :

JD dijo...

Yo siempre me hago la superada riéndome cuando mi hermano aparece con un juego nuevo para la computadora, pero siempre lo termino jugando y hasta que no me canso no paro jaja.

Araceli dijo...

Asi me gusta amiga, hay q aceptar la realidad. Despues me contas el libro, porq no esta en mis planes leerlos n.n

Hugo dijo...

No se que ta lestarán los libros, pero una vez me insistieron tanto en ver la primera película que terminé aceptando.

¡Horror! Una película de vampiros en los que casi no se ve sangre, eran todos una manga de Emos. Ni en pedo veo la otras que siguen.

Y, espero que ESTE sea el final.

-eme- dijo...

Jjajajajajaj viene bien leer una novela 'tranqui' cada tanto... prefiero a los que admiten leer bazofias a los que se hacen los intelectuales todo el tiempo! tomatelo como unas vacaciones de tu mente!

Penny dijo...

Y después de esto viene Paulo Coelho....te lo advierto

Lucy in the sky - dijo...

Se me cayó una ídola ='( (?).

Lola Oh dijo...

Noooooooooo, lo de Paulo Coehlo nooo. Ese no está fuerte, no me puede vender nada.

Hugo, por favor, casi pongo esa foto de imagen en el post. Que conexión!

Lucy, ¿lo lamento? : (

Eme, Ara, JD, gracias por entender. Pasa en las mejores familias. Dije, "ya fue, no la voy a caretear". Todos tenemos una criptonita. xD

ILYENA dijo...

Yo me leí los cuatro en una semana para luego decir "Faaaa, que pajera que soy, a esta altura podría haber escrito yo lo mismo y me habría llenado de guita :("
Así que solo me hizo darme cuenta que somos todos unos fracasados. Y ni siquiera me inscribí para el Bailando 2011,
¡Así no la pongo mas!

Chica acomplejada dijo...

Pero está perfecto! Gustos son gustos. Podés ser una lectora fatal , como decis vos, y seguir leyendo esto, no? Jaja!
Un beso che. Disfrutá de lo que te gusta, si lo tenés a tu alcance.

Mariano dijo...

Estemm... ejem... diga que la banco tanto, pero tanto.

Atienda que Penny tiene razón, de acá a Coelho hay un señalador de distancia. Y después, Bucay. Ojo.

Loli dijo...

A mi me picó la curiosidad cuando salió el trailer de la peli y decian que el libro era un best seller y como me gustan los vampiros y ademas no tenia nada interesante que hacer...
La cosa es que me comí los cuatro libros en un mes.
Pero no ando por ahí contandolo a los cuatro vientos, me da guenguenzita

José Daniel Silva dijo...

¡Ouch! que duro... Bueno, todos tenemos derecho a tener nuestro placer culposo.

¡Disfruta el tuyo! ...pero no se lo digas a más nadie, por favor.