27 oct. 2010

Verona

Mi ciudad es chica, y como la humanidad no para de reproducirse porque evidentemente el sexo está bueno, está dele crecer. Gente que nace, más gente que llega, más gente que viene de paseo es igual a mucha gente.
Por ende, la ciudad se va agrandando ediliciamente. Construyen negocios topísimos, edificios súper duper modernos, casinos inmundos que parecen naves espaciales… Todo aquello que no pegue con el paisaje montañoso y logre horrorizar a los viejos pobladores de la ciudad, es bienvenido por estos pagos.

florcitasAl ser una ciudad montañosa, todo va creciendo cual chorizo a lo largo de la costa. Y acá es a donde quería llegar: al fondo, bien al fondo (entendiendo por “bien al fondo” el extremo izquierdo de la ciudad si miramos desde la bahía), abrieron dos barrios. Dos barrios divididos por un supermercado. (Música de suspenso.)

El supermercado, llamado –no se rían- “La Anónima”, está justo sobre una bifurcación: la calle nos conduce, del lado izquierdo, al barrio cheto-re-cheto de toda la city y del lado derecho, al barrio que construyó el gobierno provincial con casas a pagar en planes. La Anónima funciona como punto de encuentro entre dos clases socio-económicas muy diferentes.

Justamente, ayer cociné espárragos comprados en la Anónima bifurcada. Y mientras cenábamos, les comenté a Mau y a Lapi que, al ubicarse al lado del barrio cheto, esta sucursal del supermercado vende verduras muy regias que son imposibles de conseguir en el resto de las sucursales (discriminación supermercadil, bah).  Hablamos del tema, debatimos, le expliqué a Mau qué es un zucchini, nos indignamos con los precios y -finalmente y sin buscarlo- arribamos a una de-esas-revelaciones-flasheras que solemnos tener cuando nos juntamos los tres a boludear: esa Anónima va a terminar siendo un portal de amor entre ricos y pobres.


Estamos casi seguros que el supermercado bifurcado va a ser la cuna de incontables amores prohibidos. De historias de Capuletos y Montescos (por no decir Marías la del Barrio). De familias enfrentadas, traiciones, secretos, y mucha, mucha pasión.

Oh, ¡cuantos Romeos & Julietas se encontrarán en la sección lácteos! Una mano con uñas esculpidas agarrará una paquete de queso Cheddar y rozará levemente una mano ajada y trabajadora que quizá se encuentre manoteando un pan de manteca Ilolay en oferta. Se mirarán, se sonreirán, y el perfume Givenchy de ella se mezclará en el aire con el aroma del Axe Seco de él.

Alguno de los dos dirá un chiste. El otro se reirá, muy casualmente. Se seguirán el uno al otro, a través de las góndolas y heladeras. Finalmente, y con disimulo, calcularán el tiempo justo como para cruzarse en la última frontera, la caja. Y sí, es el punto ideal. Piénsenlo: es el único lugar del supermercado que no entiende de clases sociales.

12 comentarios :

Anónimo dijo...

La deliraste mal...
Igual voy a ese super, y es verdad, es un choque de culturas.
Esperemos que sea positivo y cree amor, y no guerras de tapas de empanadas vs rapiditas.

Chechu

Raul dijo...

Nooo!!! excelente, esa anonima es realmente un supermercado especial. No estoy seguro si estas historias de amor se producirán muy a menudo, pero que la particular ubicación que tiene traerá anécdotas si estoy seguro... por otro lado, la variedad de las góndolas, seguramente va a tener que fluctiar entre una interesante variedad de ofertas y terceras marcas con otra mas interesante sección de productos importados, electrónicos y con mucho mucho glamour... Esto seguramente atraerá gente de más allá de estos dos barrios y quien sabe, en unos años tal vez sufra una o dos ampliaciones que terminen en la construcción de un Shopping en medio de la nueva y colorida urbanización que habrá en esa zona para entonces...

Pipistrela dijo...

EStoy segura que alguna vez en mi vida (de vacaciones y pequeña yo) fui a un supermercado llamado la anónima, en puerto madryn, puede ser?

Besos,

Agus.

berenicebajocero dijo...

Sin palabras frente a tu relato. Este blog es una revelación absoluta. Es una máquina de escupir revelaciónes de una forma demasiado elegante. Sos una máquina de decir verdades.

bah, sos Tolkien. :P

SOL dijo...

jajajaja sería genial pero los ricachones mandan al super a las mucamas, no hacen las compras personalmente =S

Ale dijo...

Esta buenisimo ese casino! No se de que te quejas...

Lola Oh dijo...

Chechu, nosotros estamos del lado de las empanadas o las rapiditas?
Raul, es así, verdad! El choque de culturas se da hasta entre las marcas de fideos ahí adentro. : O
Pipistrela, puede ser, La Anonima está en toda la Patagonia. Bien ahñi con la memoria!
Bere, pobre Sr. Tolkien. Si supiera que yo con esta lengua de víbora me hago pasar por él...
Sol, true. Por ahí no va a haber un Mr. Sheffield, pero siempre hay un pendejo con billete que se va a hacer el canchero, no?
Ale, no, tenés razón. Quedaría igual de bonito si lo metieran en el medio de Caminito. Porqué no habría de pegar con lo que tiene alrededor? : )

El MeLLi dijo...

Hubiera apostado todo a que eras mas porteña que el obelisco.

espiii :) dijo...

GENIAL,MEJOR QE SEA LA CUNA DEL AMOR Y NO DE LA VIOLENCIA (:

Anónimo dijo...

Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

diosesargentino JULIANO dijo...

romeos y julietas que se dedican afanosamente a que el amor no muera y los sueños sean siempre eso, sueños.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.