17 jul. 2010

Instinto maternal

Dicen que si sos capaz de cuidar una planta y una mascota al mismo tiempo, estás preparado para tener un hijo.

En menos de un mes se me murieron los dos potus de mi suegra, y me desapareció el gato.

Hijos, por ahora no.


Ffffound!

7 comentarios :

johi dijo...

uhh...bueno, plantas no tengo, intenté con un tulipán al mudarme sola y sentirme independiente pero se me murió.

Madre, cuando vivía con ellos y se iban de vacaciones, me dejaba un cartel al mejor estilo trabajo practico en la puerta de la heladera, "johannita, no te olvides de regarme las plantas".
Me olvidaba, casi que entraban en coma y llamaba desesperada a mi abuela con sus manos mágicas.

Ahora tengo gato y vive, pero le grito impaciente :S.

L de Lobito dijo...

jajaj a mí se me quema todo lo que tenga que cocinarse
Eso incluye a la gelatina

Antonella dijo...

jajaja
- "no te olvides de regar las plantas"
- "no, ma"
Las plantas se secaron... Siempre me pasa.

Marian dijo...

Ay, es muy bueno saber que no soy la única que deja morir las plantas. Lo de la gelatina quemada es buenísimo. : )

berenicebajocero dijo...

a mi no se me murió ninguna planta, me he colgado con regarlas, pero las revivo a tiempo (las ahogo un poco y salen a flote siempre ) jajajaj


espero no aplicar mi técnica a la hora de ser madre . . .

El alter ego de Mabel dijo...

Las plantas son muy, muy difíciles de entender. A la que tengo en el balcón no sé si estoy matandola de frío, de sed o ahogándola.

Mariana dijo...

Bue, los potus no eran tuyos ¿cuenta? jaja es un embole cuidar plantas ajenas