10 sept. 2009

A ver si la RAE se hace cargo, loco

De las diferencias de género que aún perduran, hay una en especial que me pone loca, (loca del tipo que quiero hacer una quema de corpiños frente al edificio municipal).
¿Porqué tanta discriminación en torno a los términos utilizados para la denominación de los cónyuges?
He aquí la pequeña lista de términos que existen hoy en el mercado gramático, y lo que cada uno de ellos produce en mi ya exacerbada imaginación. Sí, hoy estoy bastante rompe pelotas.


1- Mi novio. Tiene una connotación adolescente. De trotar por la colina de la mano, y tirarnos a mascar una espiga de trigo bajo la sombra de un frondoso árbol. El mismo árbol en el que luego grabaremos nuestras iniciales encerradas en un corazón. Cada vez que lo uso, me siento un poquito más boluda.


2- Mi pareja. Término utilizado por sexólogos. O por viejas de 50 años divorciadas, que van a los boliches retro a ver que enganchan para llevarse al privado, al ritmo de los incomparables Bee Gees. No lo uso porque me siento como en el programa Causa Común, explicándole mis problemas a María Laura Santillán.

3- Mi marido. Título que utilizan todas las minas que no están casadas. Y que encima juran y perjuran estar en contra del casamiento. Lo hacen aún cuando todos sabemos que es una vil mentira, que mueren por una ceremonia con arroz, palomas y luna de miel en Cancún. A este término no lo uso porque me hace sentir hueca. Muy.


4- Mi hombre/chico. De gato que se viste con Sarkany. O de mina que anda con el tipo casado que labura con ella en el banco. O de vejeta que se come un pendejo y después le cuenta a las amigas en el shopping, á la Sex and the City. Simplemente no lo uso porque me hace sentir una boluda Cosmo.


5- Concubino. Es cosa de borrachos. Y de gente con problemas. Creo que no merece mucho más.
(Los términos viejo, papi, gordo y corazón merecen un post aparte.)


Obviamente, (y porque el mundo es tan justo), los hombres pueden decir mi mujer, y quedar como unos duques. O, si no están conformes, elegir entre el siempre horrible mi señora o el número uno de los términos que me cagan la vida: mi esposa.


Es por eso que pido una comunión de los géneros, y que todos, tanto hombres como mujeres, intentemos encontrarle una vuelta al asunto. Empecemos la campaña Por un término como la gente. Yo sé que podemos.



8 comentarios :

caterine dijo...

Muy bueno!! digno de mail a forwardear.Y adhiero otros terminos que circulan en la jerga relacional:
mi chongo: llámese a aquel a quien se llama a altas horas de la noche como un "matraca delivery". El problema con estos es dejar bien en claro las pautas chongales. Igual feo termino, creo que aplica para histericas con panico al compromiso......=(
Tambien dentro del mismo rango esta, mi fijo, mi garching, el "sujeto" (usado por mi debo admitir) y tantos otros. saludos!

Willowcita dijo...

detesto esposa puaj!
mi macho jajaj suena mejor mas salvaje.

Viviana dijo...

Está difícil la tarea seño... ¿Encontrar el término más adecuado? Hum... No me da el IQ

SANTIAGO dijo...

los hombres si están en pareja usamos "bruja" y está todo dicho. si no están en pareja usan "la nena", porque cuando se comen una vieja no lo dicen!!!!! (hay códigos)

Luisina dijo...

Por suerte todos poseemos nombres propios.... optemos por llamar a las personas por su nombre :-)

godsize dijo...

Ay estaba el otro día con mi chica y nos encontramos con Eleutera y su chico y al final nos fuimos todos al pelotero a tomar campari con vodka.
Odio eso de mi chico/chica, pero lo odio en serio, con fuerza y pasión. Odio más ese término de lo que quiero a mi familia.

Anónimo dijo...

Marian yo uso "Mi Personaje" y vos lo sabes jejeje entiendase como personaje importante, o no...Personaje principal en la vida de alguien o persnaje para un "limpiate y andate" o solamente por ser un personaje... jejejeje
Yo voto por mi termino y que cada cual decida por que motivo lo usa... jejeje Pero tampoco concuerdo con novio, pareja, marido,machimbre, susodicho... etc etc jejejeje

(Soy Male-BESITOS)

Anónimo dijo...

Mi compañero/a, aunque suene bastante a amiguitos del cole, funciona para evitar el "concubino/a" que es cierto, suena como si lo dijera un beodo.