5 ago. 2010

Con violencia no llegamos a nada

 

Odio el verbo “codear”, no me gusta eso de “codearse con los famosos” o “codearse en la altas esferas”. Primero, que no entiendo porqué la gente importante (?) se codea tanto. Segundo, que para codear a alguien tenés que estar prácticamente pegado a la persona, y es poco probable que andes tan cerca de la gente sin que te consideren un acosador. Y tercero, que no creo que nadie en su sano juicio ande a codazo limpio por la vida (literalmente hablando, porsupu). Excepto la gente que tiene la molesta costumbre de codearte cada vez que te habla.

Aunque si lo pienso, me molestan más lo que te apoyan la mano en el hombro o te da golpecitos cuando te quieren decir algo. Esos son los peores. No, no, no, me estoy equivocando. Los peores son, como decía Dolina, los que cuando hablan se dirigen a vos con el cubierto, señalándote o revoleándolo en el aire, y que cuando se ponen serios te apoyan el tenedor en el hombro mientras escupen un: “Le voy a decir algo…”.

(Momento en el que me cuelgo pensando boludeces.)

¡Ah, meu deus, acabo de tener una revelación! Creo que ahora lo entiendo todo; casi que me siento como Neo en la Matrix: me parece que esa misma gente que me molesta es la que acuñó el término “codearse”. ¡Sí! Seguro que fue ese grupo de humanos insensibles que anda codeando a la humanidad cuando habla y que evidentemente –y por la edad de la palabra- viene con esa puta mala costumbre desde hace rato. Es más, estoy segura que son ellos los que siguen usando ese término pedorro en la actualidad.

Y pensaron que nadie se iba a enterar. Pff.

Matrix

5 comentarios :

VERONIKA dijo...

prefiero andar pisando cabezas. Si vamos a ser violentos, seamos violentos con estilo ;)

Marian dijo...

Esa es la actituuuuud!!!

Lucas G.M. dijo...

Es que los famosos van en un ascensor muy apretados y cuando aparece gente que no conocen entran a codearse (?).
Mmm creo que las personas importantes están casi todas muertas hoy e.e

Iris dijo...

Me pone increíblemente histérica estar hablando con alguien y que me de algún tipo de golpecito o me toque (en el caso de que nuestras 'energías' sean demasiado diferentes o la del sujeto sea negativa, en fin, no se me ocurre otra forma de describirlo). Eso sí, por lo general logro ocultarlo muy bien.

Marian dijo...

Yo lo detesto. Me caiga bien la persona o me caiga mal, porque la gente que lo hace generalmente lo hace continuamente. Vos al menos lo podés ocultar, yo enseguida le digo algo. De malaaa! : )